sábado, 22 de octubre de 2005

¿Y cuál es la labor de los profesores al trabajar con las Nuevas Tecnogías en el aula?

Los profesores modernos deben prepararse concientemente para ofrecer a sus estudiantes acciones de aprendizaje apoyadas en las nuevas tecnologías, esta es una destreza ineludible para quienes deseen ejercitar la labor educativa en el presente siglo, las destrezas en el uso de las NTICS deben convertirse en parte de los recursos profesionales de cada docente. Deben, por lo tanto, darse cuenta que el mundo va en una dirección tal que la tecnología y particularmente las tecnologías de la información, van cada día copando más espacios y ofreciendo más soluciones a las personas. No pareciera, en el corto ni mediano plazo, que vaya a haber una involución en este sentido y por eso sólo queda prepararse conscientemente para interactuar con alumnos del siglo XXI y con metodologías significativas también contemporáneas. El profesor debe ser capaz de incorporar a sus contenidos habituales el plus tecnológico o, dicho de otra manera, debe ser capaz de enseñar apoyándose en la tecnología y demostrando que ésta es una herramienta eficaz para la resolución de algunos problemas que tienen como sustrato la investigación, simulación o producción de contenidos habituales de la asignatura.



Lo importante es que el profesor conozca dichas herramientas y sea capaz de ponerlas al servicio de la educación de los alumnos a partir de la asignatura que enseña y de unos contenidos predefinidos y significativos, pues no debemos olvidar que la tecnología (y la alfabetización tecnológica) es un medio y no un fin. Para enfrentar este problema se requiere una planificación adecuada que sea capaz de prever algunas situaciones que van a ocurrir en el laboratorio computacional. Por ejemplo, en el Blog de José Joaquín Brunner se comenta el uso de los Blogs en la sala de clases y se prevé que implica los siguientes problemas para los docentes: 

a) Los alumnos quizás utilicen el lenguaje abreviado de chats y correos electrónicos. 
b) Los alumnos no medirán sus comentarios entrando en temas demasiado íntimos o familiares. 
c) El profesor deberá asumir una carga adicional de trabajo al tener que monitorear, evaluar y corregir una cantidad importante de textos en línea, cuidando, incluso, la privacidad de los alumnos y sus familias, la que podría verse afectada por lo señalado en el punto b). 

A esta excelentes prevenciones yo agrego otra: Una cierta irresponsabilidad producida por el supuesto o real anonimato que puede llevar al uso de groserías y diversas formas de falta de respeto.

Aquí es donde la planificación adecuada puede ayudar a atenuar estos riesgos (que debemos enfrentar si queremos entregar conocimientos significativos para el siglo actual), especialmente si está vinculada (como en la planificación T) a elementos de carácter valórico y ético que le den sustento real a objetivos muy necesarios del ámbito transversal, como el respeto, la identidad, la solidaridad y la tolerancia. En todo caso, este tema es absolutamente crucial para ir avanzando en la calidad de la educación y la real significación de ésta en la formación de las nuevas generaciones ciudadanas. 

prof. Benedicto González Vargas 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante, gracias por detenerte a leer y comentar, en cuanto pueda leeré tu comentario y te responderé.