lunes, 23 de enero de 2017

La clase invertida: una metodología interesante

La leyenda urbana pedagógica dice que Jonathan Bergmann y Aaron Sams, cuando eran profesores de ciencias en la Woodland ¨Park High School, de Colorado, reflexionaban respecto del ausentismo escolar entre sus estudiantes, fundamentalmente por razones climáticas y enfermedades asociadas. Los docentes, entonces, decidieron grabar sus clases, previamente a la sesión en el aula, y empezaron a distribuir los vídeos de ellas entre los alumnos. El resultado fue que sus estudiantes llegaban preparados a la clase, con varios conocimientos ya adquiridos y el tiempo podía aprovecharse mejor en el aula para desarrollar habilidades y focalizarse en los problemas de aprendizaje o desarrollo de los estudiantes. Además, las conversaciones sobre los contenidos resultaron más fluidas y muy provechosas. 


Esta metodología se conoce como "la clase invertida" o "Flipped Classroom" y está siendo muy utilizada por docentes que tienen tiempo y voluntad de desarrollar este método que es muy útil y probadamente beneficioso, pero que no está al alcance de todos en nuestro país.

El método le aporta a los docentes dedicar más tiempo de clase a las explicaciones específicas, porque las generalidades ya vienen aprendidas. Sirve para involucrar a las familias en los procesos de aprendizaje escolar y para generar en el aula ambientes colaborativos asociados a aprendizajes por proyectos o a explorar formas distintas de evaluación.

Es evidente que para su correcta implementación se requiere no solo considerar el tiempo y experticia en tics de los docentes, sino que, además, las posibilidades técnicas y de conectividad de los estudiantes además, de sus hábitos de estudio.

Tengo entendido que algunas editoriales de textos escolares como Santillana y SM están implementando el sistema, asociado a sus textos de asignaturas, pero que habrá que ver cómo es recibido por los docentes, especialmente ya que no será hecho por ellos, que es la premisa original del método.

Es de esperar que algún día los profesores contemos con el tiempo, las habilidades técnicas y la motivación para implementarlas, además, obviamente, de la infraestructura tecnológica requerida.

prof. Benedicto González Vargas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante, gracias por detenerte a leer y comentar, en cuanto pueda leeré tu comentario y te responderé.