sábado, 14 de diciembre de 2013

Ramón Picarte Mujica, un matemático excepcional

Me saldré un poco de mis temas habituales porque, investiando respecto de matemáticos chilenos destacados, me encontré con don Manuel Felipe Ramón Picarte Mujica (1830-1884), un destacadísimo científico chileno del siglo XIX, el primero en haber cursado sus estudios en Chile independiente. 
En efecto, don Ramón Picarte ingresó al Instituto Nacional en 1840 (no sabemos dónde cursó sus estudios primarios) y fue parte el excepcional curso que reunió entre sus alumnos nada menos que a Alberto Blest Gana (escritor), Guillermo Blest Gana (escritor), Miguel Luis Amunátegui (docente e historiador), Diego Barros Arana (historiador), Eusebio Lillo (escritor) y Pedro León Gallo (senador, fundador del Partido Radical), entre otros.


Ya en 1852 ostenta el título de Agrimensor General y en 1854 asume como profesor de Matemáticas en la Escuela Militar, donde se destaca por la eficacia de su método de su enseñanza y el resultado académico de sus alumnos en los exámenes.

Por aquellos años, los aportes del francés Joseph Lalande a las matemáticas, especialmente en el diseño de diversas tablas, eran de la mayor importancia para todos quienes se dedicaban a los números (ingenieros, navegantes, agrimensores, constructores, comerciantes), nuestro Ramón Picarte mejora esas tablas y las amplía y de ello da cuenta al Estado de Chile, aunque el gobierno de turno recibió sus aportes cn frialdad, porque, tal vez, no se esperaba que en joven chileno fuera un genio de las Matemáticas.

Viajó a Francia, impulsado por la convicción de que su trabajo era de calidad, pues había inventado una nueva forma de hacer divisiones, que le permitió publicar una Tabla de División que transformaba esa operación -en todos los números hasta 10.000- en una simple suma. Además, fue capaz de preparar una Tabla de Logaritmos mucho más perfecta que la de Lalande; una Tabla de partes proporcionales y unas tablas de multiplicación, que dan todos los productos de los números hasta 10.000.

En la capital francesa, a la que arribó tras muchas penurias económicas, se dirigió a la Academia de Ciencias, donde miostró su trabajo que fue reconocido con entusiasmo por los científicos presentes, recomendándole publicar su obra. Una vez que su trabajo se hizo conocido en Europa, el Gobierno de Chile, orgulloso de su éxito, lo nombra profesor de la Universidad de Chile y adjunto a la Embajada chilena en Francia. 

De regreso en Chile, se dedicó a investigar sobre Matemáticas en la Universidad de Chile y a patentar sus inventos sobre bombas y sifones a vapor. También puso gran interés en el desarrollo de políticas sociales, difundiendo ideas sobre cajas de previsión y ahorro, cooperativas, mutuales y seguros para obreros. Paralelamente, se preparó para sus estudios de derecho, titulándose de abogado en 1865, su memoria se refirió a los bancos emisores.

En 1883 publica nuevas tablas de logaritmos, hasta con 12 decimales y un año más tarde viaja a Francia, desde se pierde su rastro. Muere ese mismo año.

Ramón Picarte es reconocido como el rpimer científico chileno y, en mi opinión, está injustamente olvidado en la actualidad.

prof. Benedicto González Vargas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante, gracias por detenerte a leer y comentar, en cuanto pueda leeré tu comentario y te responderé.