viernes, 26 de octubre de 2007

Se nos fue Filebo ¡Viva Filebo!

Para todos los amantes de las letras en Chile, Filebo era una institución. Hombre simpático, agradable, inteligente, dueño de una fina ironía y de un verbo prodigioso, Luis Sánchez Latorre fue hasta el 17 de octubre pasado todo un referente de la vida literaria de nuestro país. Sin embargo, su pluma tendrá que descansar forzosamente porque la madrugada se lo llevó hacia ignotos derroteros.
¿Qué nos queda de Filebo? Por cierto sus artículos, sus crónicas, y sus escasas pero atinadas críticas literarias. Por cierto que también nos quedan sus libros y el recuerdo de su eficiente labor de un decenio al frente de la Sociedad de Escritores de Chile durante los difíciles tiempos del gobierno de Augusto Pinochet. Algunos, tal vez, hubiesen querido que el paso de Filebo por la SECh hubiera sido más combativo y que no hubiese aceptado el Premio Nacional de Periodismo que obtuvo en 1983. Pero hay que ser justos. Luis Sánchez Latorre siempre buscó potenciar la valoración de la función de los escritores en la sociedad y por eso no dudó en trenzarse en una ácida polémica con Rodolfo Oroz cuando éste (un filólogo, no un creador literario), y no María Luisa Bombal -su candidata-, obtuvo el premio. También algunos recuerdan que, en otra oportunidad, envió una carta al ministro de Educación del régimen militar renunciando a ser jurado del Premio Nacional de Literatura "porque no se puede actuar con los militares entregando premios nacionales". Es que lo cortés no quita lo valiente. Y Filebo fue un valiente en tiempos difíciles. 

También nos quedan sus libros: Los expedientes de Filebo (1965), Adiós, Medusa (novela, 1975), Lejano Oeste (1988) y Memorabilia de Filebo (2000). La comunidad literaria nacional ha reaccionado con dolor ante esta pérdida. Volodia Teitelboim dijo al enterarse: "Esta noticia es tristísima. Lo admiré, porque más allá de cultivar amistades fue uno de los mejores conocedores de nuestras letras y autores. Tenía un ojo crítico con justicia y con gracia, fue acogedor de la juventud que se iniciaba en la literatura. Pocas veces hemos tenido un gran crítico con una tremenda sabiduría". Se nos fue Luis Sánchez Latorre, su asiento en la Academia Chilena de la Lengua está vacío y su enorme biblioteca, quedó silente. Las Últimas Noticias, el diario donde escribió toda su vida, tiene un espacio en blanco que será muy difícil de llenar. Se nos fue Filebo y sólo queda decir: ¡gracias, Filebo! ¡Viva Filebo!

prof. Benedicto González Vargas
(Publicado originalmente en mi columna Si vas para Chile, de Letralia 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante, gracias por detenerte a leer y comentar, en cuanto pueda leeré tu comentario y te responderé.