viernes, 22 de mayo de 2009

Aprendizaje por Proyectos: Modelo Alberta


El proceso de investigación es una de las formas en que niños y jóvenes pueden apropiarse de diversas herramientas que les permiten descubrir información y crecer intelectual y moralmente a través de esas adquisiciones. La escuela debe favorecer permanentemente estas experiencias pero, para que este proceso de investigación sea eficiente, los profesores y los bibliotecarios deben proporcionar instrucción a los estudiantes respecto de cómo enfocar dicho trabajo cognitivo. Los profesores y los bibliotecarios deben tener una profunda comprensión de cómo los estudiantes reciben estas experiencias, cuáles son sus dudas, sus inquietudes, sus fallas más habituales, sus ritmos, conocer esto permite ayudarlos mejor. 


Pensar que por el solo hecho de buscar información con una guía más o menos clara, escrita en un papel, es suficiente, es un error que solo servirá para ampliar los temores de los estudiantes y generar en ellos una sensación de fracaso al no alcanzar los objetivos previstos. Vale decir, los adultos que guiamos las investigaciones debemos tener muy claro el proceso de investigación y cómo podemos facilitar a nuestros estudiantes la adquisición de dichas competencias. 

En las dos últimas décadas se han presentado diversos modelos de manejo de información, algunos creados por docentes, otros por bibliotecarios y otros, incluso, por estudiantes. Todos estos modelos representan una guía para investigar y una oportunidad para desatar en nuestros niños y jóvenes habilidades y competencias en el manejo de información que en el mundo moderno deben ser conocidas y asentarse como una práctica permanente, una oportunidad para generar experiencias de aprendizaje en los estudiantes. 

En definitiva, pienso que toda investigación enfrentada por un alumno es un oportunidad para el descubrimiento y crecimiento personal. Sin embargo, insisto, la aplicación efectiva de estos modelos depende de los profesores y los bibliotecarios, del manejo que ellos tienen ante la comprensión de que los estudiantes son distintos en su nivel de abstracción, que son distintos también para construir sus conocimientos,  ya que el uso de la información, en ellos, puede (y casi siempre ocurre así) generar cambios afectivos, así como cambios de pensamientos; ya que al utilizar la información y construir conocimiento se genera un desequilibrio entre lo que sabían y que estaba ya asentado en su acervo cognitivo y valórico y lo que deben integrar a él. En ocasiones, la nueva información genera cuestionamientos sobre conductas propias y ajenas. Por ejemplo, una investigación sobre el maltrato animal puede generar cuestionamientos a la alimentación propia o de la familia y una relativa a temas energéticos, puede provocar inquietudes respecto de determinadas costumbres personales o familiares que aparecen reñidas con el objetivo central de muchos textos de orden ecológico. 

La Escuela de Estudios de Información y Biblioteca de la Universidad de Alberta ha publicado el análisis de un modelo de procesos de investigación en Canadá, llamado comúnmente Modelo de Alberta que fue creado utilizando la investigación realizada con estudiantes de primaria, media y secundaria de Edmonton y considerando modelos similares creados en otros lugares. 

A continuación presento este Modelo para el conocimiento nuestro y de nuestros estudiantes:  

Etapa 1: Planificación

- Establecer Tema 
- Identificar fuentes de información 
- Identificar la audiencia y formato de la presentación 
- Establecer criterios de evaluación 
- Proceso de revisión.

En la etapa de planificación, los estudiantes tienen la oportunidad de obtener una imagen de todo el proceso de investigación; visualizar un sentido de la totalidad del proyecto apoya mucho al éxito de los estudiantes. La participación de los estudiantes en la etapa de planificación es fundamental, incluso con los más jóvenes investigadores, con niños de primaria, por ejemplo, los profesores pueden ayudar a identificar lo que saben y lo que quieren (o deben) saber sobre el tema, generar ideas sobre las posibles fuentes de información, y explicar los criterios de evaluación de su trabajo. En cuanto a la selección de temas es una tarea importante para los estudiantes en esta etapa. Para hacer bien la investigación, los alumnos deben ser informados sobre el tema y el tema tiene que tener un nivel adecuado de abstracción. 

Tener una buena comprensión del tema permitirá a los estudiantes desarrollar aquellas preguntas de investigación o visualizar las categorías de la misma. Creo firmemente que niños y Jóvenes son más capaces de generar investigación y producción de conocimiento de lo que nosotros pensamos, si se los guía decuadamente. Alumnos de secundaria o estudiantes de escuelas primarias, incluso, están empezando a ser capaces de manejar el razonamiento abstracto que se requiere para investigar o para la elaboración de un documento. Los estudiantes de secundaria son capaces de desarrollar y defender una tesis si han tenido una buena experiencia de investigación que los haga sentirse seguro de sus búsquedas, hallazgos y conclusiones. 

Es necesario señalar que los docentes debemos asegurarnos de que los temas y preguntas de una investigación requieran el uso de destrezas de pensamiento de alto nivel y que pongan a prueba a los estudiantes despertando su interés y curiosidad. 

Etapa 2: Recuperación de la Información 
- Localizar Recursos 
- Recoger Recursos 
- Proceso de revisión 

En esta etapa llamada Recuperación de la información, los estudiantes deben acceder a las fuentes de información necesarias para su trabajo. Si los estudiantes son jóvenes o inexpertos, o si la información sobre el tema es de muy difícil de acceso, establecer etapas o estaciones en la organización y tratamiento de los materiales es un método eficaz. El conocimiento de herramientas y sistemas de información y de estrategias de búsqueda es esencial para que los estudiantes busquen y procesen con autonomía sus fuentes informativas. 

Es probable que, en muchos casos, los estudiantes experimenten una sensación de sobrecarga de información durante esta etapa (Akin, 1998), por eso es que los profesores deben estar atentos a los estados de ánimo, sentimientos y hasta síntomas físicos que puedan caracterizar la sobrecarga de información, entre los más comunes puedo señalar el enojo, frustración, fatiga, irritabilidad, desgano, etc., debemos en estos casos ayudar a los estudiantes a reconocer estos signos de sobrecarga y hacerles comprender que tales sentimientos no son extraños en un proceso de investigación complejo. Los profesores debemos ayudar a los estudiantes a identificar estrategias útiles para facilitar su tarea, enseñarles a filtrar, ampliar o reducir el tema si corresponde o, incluso, a pedir ayuda o socializar su trabajo si esto ayuda a sobrellevar la sobrecarga de información.  

Etapa 3: Tratamiento de la información. 
- Elija Información Relevante 
- Evaluar la información 
- Organizar y registrar información 
- Conéctarse y Deducir - Crear producto 
- Revisar y editar 
- Proceso de revisión 

El Tratamiento de la Información en esta etapa implica que los estudiantes deben seleccionar y sintetizar la información pertinente a su tema. Después de seleccionar y registrar dicha información, deben crear un producto mediante la organización de la investigación y la síntesis de su información todo ello de una manera única, creativa y personal. Aquí es donde el tiempo invertido en la planificación demuestra su eficacia, pues los estudiantes que no tienen una clara comprensión de su tema (porque no lo planificaron adecuadamente) no pueden seleccionar la información pertinente. 

En la primera fase, en la recolección de la información, los estudiantes necesitan ayuda para tomar apuntes. Debemos ayudarlos a procesar la información, yo siempre recomiendo los apuntes con Organizadores Gráficos, porque son muy útiles en su diseño y comprensión. En la segunda fase, la creación de información, los estudiantes deben organizar y sintetizar la información que poseen. Es fundamental que su redacción y expresión de ideas sea original, con sus propias palabras. 

Pareciera que este modelo se centra solo en la investigación que lleva hacia el informe escrito, pero otros medios de comunicación o soportes como presentaciones o producciones multimedia también necesitan revisión y para efectuarlas hay que desplegar un proceso similar. 

Etapa 4: Compartir la Información 
- Los resultados actuales 
- Demostrar comportamiento público apropiado 
- Proceso de revisión 

En la fase de Información, los estudiantes deben entregar sus productos de manera tal que sea un enfoque significativo para su audiencia. También es importante considerar el rol que tienen los miembros de esa audiencia en distintos aspectos (pueden ser evaluadores, pares, personas que no tienen conocimiento del tema, etc.) Por otra parte, es importante comunicar los resultados de la investigación a un público más amplio que simplemente a los docentes que evalúan, actualmente hay muchas formas eficientes de intercambio digital. Para investigadores jóvenes o inexpertos, compartir en grupos pequeños sus resultados es a menudo una manera más fácil, más exitosa y más eficiente que intentar llegar a un público más masivo.  

Etapa 5: Evaluación 
- Evaluar Producto 
- Evaluar los procedimientos de investigación y Habilidades 
- Proceso de revisión 

En la etapa de evaluación, se hace hincapié en la participación de los estudiantes en la evaluación del proceso, así como en el producto de la investigación. Este énfasis es claramente un momento metacognitivo de gran relevancia para mejorar sus aptitudes y aprestos en miras a una próxima experiencia similar. Es necesario tener en cuenta que algunos de las peores prácticas de la investigación escolar como experiencias de aprendizaje es descontextualizar el producto del proceso o poner excesivo énfasis en el producto creado, puesto que todos sabemos que algunos estudiantes pueden ser simplemente mucho más hábiles que los docentes en sus estrategias de plagio (McGregor, 1995). Evaluar el proceso puede hacerse de diversas formas, por ejemplo pedir a los estudiantes la creación de un diagrama de flujo del proceso de investigación que efectuaron, llevar registros o bitácoras de las actividades realizadas y revisarlas permanentemente, otra alternativa es que los estudiantes preparen un resumen escrito u oral de lo que han aprendido sobre el proceso, o lo que han aprendido de los contenidos a través del proceso. En fin, hay muchas opciones no demasiado complejas para evitar evaluar solo el producto final. 

En este proceso de revisión, como ya dije antes, es importante la metacognición, hacerlos reflexionar sobre sus aprendizajes y la forma en cómo los alcanzan. 

Como puede apreciarse, este Modelo guía la investigación haciendo especial hincapié en la evaluación de cada etapa. Verdaderamente este énfasis en la revisión del trabajo es un proceso de carácter metacognitivo que tiene gran importancia para la comprensión de la investigación que se desarrolla. No olvidemos que los estudiantes que reciben orientación en la toma de conciencia metacognitiva de sus aprendizajes muestran crecimiento en el conocimiento del contenido y las estrategias de búsqueda. Esta actividad metacognitiva incluye tanto el conocimiento de la persona, la tarea y la estrategia involucrada en el trabajo, lo que da una visión globalizada de cómo se está llevando la investigación. Este proceso es mucho más que una alfabetización digital o del manejo de información, en mi opinión desarrolla una verdadera alfabetización emocional (en términos de Toben, 1999) o inteligencia emocional (en palabras de Goleman).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante, gracias por detenerte a leer y comentar, en cuanto pueda leeré tu comentario y te responderé.